Cinco cosas que no sabías de la esposa de Trump

COMPARTIR

No depende de su marido.

En la misma entrevista, ella afirma que aunque se crea que vive como “princesa”, en realidad trabaja muy duro. “Es una gran responsabilidad para una mujer estar casada como mi marido. Yo necesito ser rápida, ingeniosa, inteligente. Somos muy independientes y trabajamos muy duro, los dos”. A su vez, Donald Trump ha reconocido que ella es quien le ha aconsejado para sosegarse un poco más.

Crió a su hijo personalmente.

A diferencia de muchas mujeres que deben dejar a sus hijos en manos de otra persona por sus ocupaciones , Melania misma, antes de la campaña, recogía a su hijo y lo llevaba a la escuela. Ella le preparaba el desayuno. Afirma que solo tiene un asistente y un cocinero, pero que por demás, todo lo hace sola.

Siempre transmite confianza.

Desde pequeña, Melania Trump aprendió a tener confianza en sí misma y a sobrellevar el bullying por ser ser alta y delgada. “Siempre me amé a mí misma”, afirmó en la entrevista citada. Esto, mas su porte y su sutileza, le han generado también elogios. Por lo menos, la biógrafa de Jackie Kennedy, Pamela Keogh, afirmó en entrevista para el portal “Daily Mail” que ella podría ser la sucesora de la icónica primera dama gracias a estas cualidades.

5 COSAS QUE NO SABES DE MELANIA TRUMP LA ESPOSA DE DONALD TRUMP  YOUTUBE NOTICIAS 



Melania Trump (nacida como Melanija Knavs, anglificada como Melania Knauss; Novo Mesto, Yugoslavia -actual Eslovenia-, 26 de abril de 1970)2 3 es una exmodelo de origen esloveno nacionalizada estadounidense en 2006, conocida por ser la tercera esposa del 45º Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. Sucedió a Michelle Obama como la Primera dama de los Estados Unidos, siendo la primera no anglosajona y la segunda de origen no estadounidense tras la británica Louisa Adams (esposa del 6º presidente, John Quincy Adams, 1825-1829).

Facebook Comentarios